JULIÁN  BAUTISTA    
     Compositor de música clásica.
     Nacido en Madrid en 1901 y fallecido en Buenos Aires en 1961.
    
centenario@julianbautista.com.ar    

 

 

COMENTARIOS Y ANALISIS 

PUBLICADOS POST - MORTEM

Enzo Valenti Ferro,  
Buenos Aires,  
Julio de 1961.

Con la muerte de Julián Bautista, ha desaparecido una de las figuras más prominentes del movimiento musical argentino. Estampamos con sincera pena estas palabras destinadas a una columnas en las que en el curso de los años se han ido alineando tantas expresiones de respeto artístico por el notable músico y su obra.

Había nacido en España. De allí vino hace dos décadas con una abultada carpeta de títulos y honores, con un sabor amargo en los labios y un corazón repleto de esperanzas. Hombre de nuestra raza, el madrileño Bautista debe haberse sentido de inmediato uno de los nuestros. Los músicos argentinos que le abrieron los brazos fraternalmente, se encargaron de demostrarle que no se equivocaba. Aquí rehizo Julián Bautista su vida.

Luchó bravamente, sin pausa y sin desmayos. Aquí formó su hogar. Aquí reanudó su carrera artística y aquí alcanzó también la madurez y la culminación de su vida y de su arte. No fue sólo un huésped ilustre en nuestro mundo musical, sino uno de sus protagonistas más activos y descollantes. El medio artístico argentino no tiene que reprocharse, afortunadamente, la falta de no haber comprendido y valorizado en su justa dimensión la estatura artística de Julián Bautista.

También comprendió y admiró su jerarquía humana. Porque Bautista fue un hombre noble, así como fue un noble artista. Quien lo haya conocido, quien haya tenido ocasión de tratarle un poco al margen del contacto formal, como nosotros hemos tenido el honor y el placer de hacerlo, no puede haber dejado de comprobar la integridad moral, la dignidad humana del eminente músico, así como seguramente se ha sentido cautivado por su bondad y su sencillez.

Quiso a nuestro país. Lo quiso con todos sus defectos, que, como español, era capaz de comprender muy bien. Su decisión de adoptar la ciudadanía argentina estaba tomada. Podía, ciertamente, sentirse argentino y a la vez castellano.

En la hora de su muerte, hemos preferido decir estas cosas espontáneas y sencillas sobre Julián Bautista, en lugar de ir anudando con fría paciencia, elementos de información sobre su parábola artística. Alguna vez y en circunstancias más propicias, han de escribirse aquí esas cosas, con el debido rigor científico. Lo merece el gran músico español que España perdió hace veinte años y el medio musical argentino ha perdido ahora, esta vez definitivamente.

Volver             

 

 

 

 

|  Contáctenos  |  Agregar Julián Bautista a tus favoritos  |  Imprimir esta página  |  Diseño  | Webmaster   |
Copyright 2001 | Todos los derechos reservados por los herederos de julianbautista.com.ar