JULIÁN  BAUTISTA    
     Compositor de música clásica.
     Nacido en Madrid en 1901 y fallecido en Buenos Aires en 1961.
    
centenario@julianbautista.com.ar    

 

 

Leer el pensamiento de Roberto García Morillo
Leer el pensamiento de Juan José Castro

EL PENSAMIENTO DE ALBERTO GINASTERA
sobre Julián Bautista

 

“El pensamiento de Julián Bautista”,

Revista “ARS” de Buenos Aires,

Nº 3, año 1961.

                     (Conocí a Julián Bautista casi en el momento de llegar a Buenos Aires, ciudad a  la que amaba entrañablemente. De inmediato nos unió una profunda amistad, una fraternal amistad. Durante más de veinte años  conversamos casi diariamente acerca de la música, acerca del profundo misterio del arte. Siempre estábamos de acuerdo, o casi siempre. Y yo me sentía feliz cuando disentíamos pues entonces su prodigiosa elocuencia española –o madrileña, tal vez—despertaba, como si buscase en una galera de mago argumentos y más argumentos para rebatir mis opiniones. Entonces se transformaba y nosotros, sus amigos, nos deleitábamos escuchándolo. Julián Bautista dejó en algunos papeles sueltos y en tres obras fundamentales inéditas, fruto del concurso de oposición a la cátedra de Armonía del Conservatorio de Madrid, su pensamiento  pocos años, ante la falta de bibliografía en español me ofreció colaborar en la a revisión y publicación de su “Memoria sobre la evolución en el desarrollo de la Armonía”.  Desde entonces al tomar contacto con el otro aspecto de su personalidad, no sólo admiré en Bautista al gran tista, sino también al músico erudito, al investigador sagaz y al escritor brillante. Como pequeño homenaje a su memoria quedan aquí us propias palabras y mi compromiso formal de realizar todos los esfuerzos necesariosa lograr la publicación de sus obras teóricas.   Para bien de la Música. – A. G.)

*     En el arte de la composición no debe llegarse a un virtuosismo amanerado que produce admiración en ciertos pedantes que buscan más lo sensacional o raro que lo bello.

*     La composición es un misterio; no un problema.

*     El sistema no vivifica, sino que diseca, descompone. Un exceso de ordenación puede llegar a esterilizar. Composición es, en este caso, contrario a creación.

*     En arte es bueno lo que es bello. No es posible encerrarse en un criterio fijo y desechar como producto de una decadencia lo que se acomoda a un dogma estético y mucho menos todavía porque no se adapta a una técnica o a un sistema.

*     Hay que ir contra los “absolutismos” estéticos; hay que huir del arte “químicamente” puro.

*     Si bien sistema e intuición por separado son inconducentes, e ineficaces una y otra cosa, no es recomendable que entre estos dos factores se establezca una jerarquía en la que intuición quede subordinada, que el razonamiento prive sobre el impulso creador, que éste esté sometido a la teoría en forma férrea impidiendo una verdadera cooperación entre la mente ordenadora y la fantasía creadora. Porque la técnica debe ser puesta al servicio de lo que la gente llama inspiración (que es como una semi-inconsciencia del acto creador) y no está al servicio de la técnica.

*     Los músicos no geniales no pueden permitirse el lujo de ser aburridos.

*     Algunos compositores de ideas muy avanzadas opinan que no debieran enseñarse los recursos clásicos por considerar que es un idioma en desuso y que equivale a que se enseñase a los niños el idioma castellano antiguo antes de hablar en castellano moderno. La comparación no es exacta. En primer lugar, la Armonía no equivale a enseñar a hablar musicalmente: eso, si acaso, sería el Solfeo. La enseñanza de la armonía es ya la técnica del lenguaje y el vehículo de cultura. Equivaldría más bien a un grado de enseñanza superior de las Letras; o de la Filología (¿por qué no?) del arte de los sonidos. Si al filólogo le es necesario el estudio de las lenguas muertas para conocer la etimología de las palabras en las lenguas vivas; si al literario le son valiosos los conocimientos de los clásicos para conseguir un buen estilo, aunque estilo sea personalísimo, y para poseer una cultura absolutamente necesaria, ¿cómo es posible negar la conveniencia de un conocimiento profundo de la Armonía clásica, fuente de todas las Armonías actuales, aún las más modernas y complicadas? Otra de las ventajas del estudio de la Armonía en el estilo severo, es la disciplina. Para que el aprendiz de compositor (que es el estudiante de Armonía) llegue a adquirir soltura de mano, es necesario someterle a una disciplina firme, con la cual conseguirá la agilidad necesaria para adentrarse en formas más atrevidas.

*     En toda época los compositores han caminado por delante de los tratadistas (sin cuyos progresos no habría evolucionado nunca la materia), pero jamás ha habido una distancia tan considerable entre lo que se enseña en tratados y métodos y la realidad de los hechos musicales. Es una necesidad imperiosa reducir considerablemente esa distancia, aproximando, hasta donde sea posible, la enseñanza a la obra viva de arte.

*    ¿Por qué rechazar las audacias de los grandes genios? ¿Acaso no fue una audacia de Monteverdi emplear la séptima sin preparación, no como excepción sino sistemáticamente? Pues si este rasgo genial se ha adoptado en la enseñanza ¿por qué no aceptar otras audacias más recientes? No creo que la palabra conservatorio intime a los profesores para admitir fórmulas nuevas por miedo a que pierda su tradicional sentido. Porque conservar no es rechazar lo nuevo, sino admitirlo también para conservarlo. Y, puesto que todo lo actual es consecuencia de lo anterior, está claro que lo nuevo no viene a desplazar aquello de lo que es hijo. La rama joven no viene a destruir el árbol ni sus raíces sino a darle nueva vida, y así como el tronco necesita ramas nuevas para no morir, la rama nueva necesita del tronco y de sus raíces para sustentarse, y de la savia que de ellos recibe se alimenta para florecer.

 

Leer el pensamiento de Roberto García Morillo
Leer el pensamiento de Juan José Castro

 

 

 

 

|  Contáctenos  |  Agregar Julián Bautista a tus favoritos  |  Imprimir esta página  |  Diseño  | Webmaster   |
Copyright 2001 | Todos los derechos reservados por los herederos de julianbautista.com.ar